Las mil y una facetas del “Che”

jueves, noviembre 20, 2008

Si bien hay varias películas que tienen a Ernesto “Che” Guevara (principal gestor de la Revolución Cubana en 1959), como protagonista substancial, esta co-producción de Estados Unidos, Francia y España llevada a cabo por el director Steven Sodergergh, sobre guión de Peter Buchman, muestra al Che en distintas facetas; y lo baja un poco del pedestal para mostrarlo también como un hombre común y corriente.

Cabe aclarar que es una película de cuatro horas de duración, que el director decidió dividir en dos, dando lugar a una segunda parte que se estrenará en el 2009 bajo el nombre “Guerrilla” ¿Será que el Che tiene tantas facetas que es difícil abarcarlas en un solo largometraje?

En esta primera película encontraremos al hombre bajo la leyenda, sin grandes golpes bajos, encabezados por el director propensos a soltar la lágrima fácil del espectador. El argumento del primer cuadro del díptico, relata el camino en ascenso del Che, de doctor a comandante y a héroe revolucionario, abarca los años que van de su encuentro con Fidel Castro hasta el momento clave de la toma de Santa Clara por los guerrilleros, paso previo a su entrada en La Habana. Pero se extiende hasta 1964 al intercalar, entre aquellas escenas predominantemente ambientadas en la Sierra Maestra, secuencias en blanco y negro que recrean el viaje de Guevara a Nueva York y registran su intervención en la asamblea de las Naciones Unidas o en compromisos sociales y periodísticos en los que es tratado alternativamente como un símbolo del idealismo revolucionario o como la encarnación misma del peligro comunista.

En términos formales, el film es tan impecable como podía esperarse de un profesional de la trayectoria de Sodergergh. Aunque da por supuesta la familiaridad del espectador con el personaje y se despega del formato típico de las biografías hollywoodenses, la narración progresa sin decaimientos y suma muy buenas escenas de acción, especialmente en la larga secuencia de Santa Clara. Respecto a la música la banda sonora de la película está a cargo del reconocido compositor español Alberto Iglesias.

Hay un excelente elenco, donde la variedad de acentos hispanoamericanos es notoria pero no constituye un obstáculo serio, el peso principal recae en Benicio del Toro, cuya labor es increíble, tan sobria como veraz. El actor ganó el premio al Mejor Actor del Festival de Cannes, muchos auguran que esta interpretación podría dar para un Oscar; sería el segundo para el actor mexicano que ganó el Oscar al Mejor Actor de Reparto en el 2000 por “Traffic”, también dirigida por Steven Soderbergh. Seguramente como el “Che” esta película va a despertar amores y odios en los espectadores.

1 comentarios:

David C. dijo...

alucinante tener hijos de tantas razas.